¡Que pedazo de montaña! ¿Me dijiste que era un volcán, verdad?

teide

Si, el Teide es un volcán pero tranquilo, está dormido. No verás ni erupciones ni la lava corriendo por las laderas. Entiendo que los amantes de riesgo podrían estar interesados en semejante espectáculo natural pero los demás, que preferimos tranquilidad, estamos mejor así. 

Pues si, el Teide es un pedazo de montaña con sus 3715 m. Desde casi cualquier parte de la isla se puede ver y se tarda +- 1,5h en subir en coche. Según donde te encuentres, podrás subir en este ratito hasta 2500 metros de altura. Te recomiendo llevar caramelitos para aliviar posible presión en los oídos, personas sensibles notarán el efecto. Y para las personas que notan mareos en carreteras con curvas, recomiendo algún remedio también. Las carreteras están en muy buen estado y no es demasiada locura de curvas, pero para asegurarse un bonito día de excursión, mas vale prevenir.

 

 

Según de qué zona subimos, veremos diferentes paisajes. Viajando desde el sur, zona seca y árida, el paisaje poco a poco se irá convirtiendo en frondoso bosque y te preguntarás: ¿en qué momento me he teletransportado a Alemania? Pues no, sigues en el trópico. Y fíjate bien a tu alrededor. Verás mucho pino canario, especie original y única local cuya capacidad de supervivencia de fuego es legendaria. 

Además, toda la zona boscosa ofrece multitud de senderos con distintas dificultades para que así, cualquier persona con cualquier forma física, pueda disfrutar de la hermosa naturaleza que la rodea.

 

 

A medida que subes de altura, la vegetación densa desaparece y será sustituida por vegetación tipo arbusto. Bajo, duro de roer. Verás paisaje volcánico, seguramente te recordará alguna que otra película de ciencia ficción. Aquí ya estamos cada vez más cerca de la parte central de la montaña. Con un vehículo – tanto coche de alquiler como en excursión organizada, puedes llegar hasta la base de lo que sería el pico del volcán, encontrando te en altura aproximada de 2500 m. Si con esto te basta, puedes sacarte fotos en la base y volver “a casa.”

 

Pero no te recomiendo eso. Te recomiendo coger el teleférico y subir. Esta subida es de aproximadamente 1000m  y se tarda unos 8 minutos. Ahora sí. Desde esta altura tendrás unas maravillosas vistas a toda la isla. Y dependiendo del clima, se pueden ver hasta varias islas cercanas. Para los menos deportistas, con esta subida hay de sobra. Además, hay que contar con que uno se encuentra a 3500m de altura y la densidad de aire ya no es tan favorable a nuestro cuerpo, por ello te recomiendo moverte más despacio que de normal y hacer descansos regulares. 

 

Pero, si te gusta el montañismo, todavía te queda un poquito más que hacer. Quedan los últimos 200m de la montaña que se pueden subir caminando. Esta opción está sujeta a disponibilidad y es necesaria previa reserva ya que el cupo diario es reducido para preservar la naturaleza (hay que reservar con meses de antelación por gran interés en esta opción). Subida cuesta un poco por la inclinación del terreno y la “falta de aire” además de lo estrecho del camino. Una vez llegado hasta arriba, eso si, no te esperes el típico cráter redondo lleno de lava; se llama Pico del Teide porque es eso – un pico. El cráter principal lo verás claramente, pero abajo, has llegado a través de él y desde él subiste en el teleférico. Eso sí, la vista desde este punto es de 360º. 

Hablando de deportistas, la opción de subir o bajar la montaña completa caminando es una pasada. Hay que estar en forma pero es una opción muy solicitada. De hecho, hasta tienes a tu disposición un refugio en el cual puedes pasar la noche para ver el magnífico atardecer, noche estrellada y amanecer en la zona (ojo, previa reserva imprescindible).

 

 

Mi gran recomendación para subir al Teide es ir bien vestido, ropa a capas y calzado cómodo. Hay que ir preparado para frío, hasta en verano, por la altura, puede hacerlo. Lleva algo de picar y agua ya que pasarás un buen rato por la zona.  Y muy importante – reserva ticket de teleférico por adelantado para evitar largas colas y ve con tiempo suficiente para llegar a tu hora. También es muy conveniente, el día de la excursión, revisar información sobre la apertura del teleférico. Ten en cuenta que hablamos de “alta montaña” y su clima. Ese día puede hacer mucho viento, por ejemplo, y el teleférico, por seguridad de los pasajeros, no será operativo. Así, a debido tiempo cambias de planes, cambias la reserva para otro día y sigues disfrutando de tus vacaciones. 

 

 

Con esto has visitado uno de los atractivos principales de la isla. ¿Quieres ver mas? ¡Entonces sigue leyendo!

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?
Contacta con nosotros
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?